Viernes, 28 de Abril de 2006

Confidencial: el retorno del hijo pródigo

El Picudo Rojo

Han sido muchas las cábalas sobre el primer puesto de la plancha socialista para las próximas elecciones autonómicas, y parece que andan todavía en ellas los dirigentes del PSC-PSOE. Parece; pero no siempre es lo que parece. Así que el Picudo Rojo les recomienda no prestar mucho crédito a las sucesivas y a veces contradictorias versiones oficiales, y les confirma que Juan Carlos Alemán es el líder político con menos futuro del Archipiélago. La razón es que Juan Fernando López Aguilar será el candidato de los socialistas a la presidencia del Gobierno de Canarias el 26 de mayo de 2007.

Aunque jueguen los socialistas al “todavía está por tomar la decisión”, lo cierto es que la decisión está tomada: fue la semana pasada en la Moncloa, en esa reunión que se pretendió secreta y se convirtió en secreto a voces. Lo que el Picudo les avanza es que en ese encuentro entre Zapatero y el ministro de Justicia quedó resuelta la cuestión. Total, que al ministro le quedan meses al frente de Justicia.

El viaje a Canarias viene provocado por los resultados que extraen los socialistas de ese instrumento que los partidos tanto valoran: las encuestas. que muestran que la diferencia entre una candidatura encabezada por Juan Carlos Alemán y otra por Juan Fernando López Aguilar puede estar en los cinco diputados. Esto es, que puede ser la diferencia entre el ser y la nada, entre el papel estelar y el secundario que representan los socialistas desde hace trece años.

Vistas las encuestas, Zapatero ha decidido el cambio de destino de López Aguilar como paso obligado en busca de la victoria socialista en Canarias, que dan casi por segura con el flamante candidato y habida cuenta del desgaste de CC y PP en el Archipiélago. Y para que todo sean oropeles y cánticos de bienvenida al hijo pródigo, se descarta la celebración de unas elecciones primarias y, por supuesto, se da por hecho que Alemán se las tragará dobladas… que la orden viene de arriba, del mismísimo Zetapé.