Viernes, 26 de Mayo de 2006

Mauricio nos tranquiliza

María Pallarés

Cuando me enteré de que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias había condenado al Gobierno regional por estafar al Cabildo de Lanzarote me quedé de una pieza. Me parecía imposible creer que hubieran manipulado las cuentas para quedarse con fondos públicos que no pertenecían al Gobierno. Ayer leí en Diario de Lanzarote que se había tratado sobre la cuestión en el Parlamento: “Mauricio responde a Becerra que el Gobierno ‘aplicará con justicia’ la sentencia del TSJC sobre el REF”.

Como es natural, mi preocupación no ha disminuido ni una pizca, porque Mauricio intenta tranquilizarnos, convencernos de que el mismo Gobierno que se comportó de forma tan injusta, y cuya decisión tomó quien hoy preside la institución, es el que ahora “aplicará con justicia” la solución a la estafa que él mismo cometió.

La solución que nos propone Mauricio, quien de por sí ya inspira poca confianza, es que la parte condenada decidirá cómo aplica la condena, cómo nos resarce por el delito por el que ha sido condenada. Es algo que resulta inaudito. Lo lógico sería que la Justicia establezca la condena y la reparación que debe pagar el condenado. Cualquier otra solución no se entiende en un Estado de derecho.