Miércoles, 31 de Mayo de 2006

El Mesías

Carmen Merino

[Canarias7, 30 de mayo de 2006]

Ignoro si les quedaba alguna duda, pero lo que es seguro es que las encuestas publicadas en estos días se la han despejado de forma definitiva. Los socialistas canarios necesitan a Juan Fernando López Aguilar para despegarse definitivamente de CC, garantizarse el lugar de primera fuerza política e intentar hacer realidad su ilusión y su promesa a los ciudadanos del Archipiélago: liderar la segunda transición en Canarias.

Acertó José Manuel Soria muy a su pesar. El ministro de Justicia, el político más valorado en Canarias, es El Mesías. Pero no tanto porque de él dependa la regeneración de la política isleña como por presentarse como el gran libertador de un pueblo condenado desde hace décadas a la oposición en la política regional como es el socialista.

Es obvio que su figura –que supera en valoración al propio Jerónimo Saavedra, su padrino, y deja atrás en nada menos que 10 puntos al presidente Adán Martín– se beneficia a ojos de los potenciales electores con la aureola de secreto justiciero contra la corrupción en Canarias, y también otros lugares de España, que se ha labrado desde su llegada al Ministerio de Justicia. Somos así de románticos. Pero también lo es, como alguien que comprende bien el fenómeno me ha señalado, que la figura de Juan Fernando López Aguilar se nutre igualmente de la llamada renta de situación. Es decir, que tiene un plus de valoración entre los potenciales votantes por el sólo hecho de haber hecho carrera en la política de Madrid –aparición en los telediarios nacionales incluida– y por permanecer a la derecha del máximo oficiante de tal política, en este caso José Luis Rodríguez Zapatero. López Aguilar es López Aguilar y además tiene su poquito de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sea como fuere, si a la tendencia a ganar terreno de forma significativa que auguran para los socialistas las encuestas, sobre todo en la provincia oriental, se suma la hipótesis de Juan Fernando López como candidato pueden caber muy pocas dudas de que la posición del PSC resultaría significativamente reforzada. A partir de ahí los escenarios pueden ser múltiples, pero en todo caso ventajosos para el PSC siempre y cuando se siga respetando el principio de honestidad política que concede a la fuerza más votada la prioridad a la hora de intentar formar gobierno. Son muchos los que descartan de entrada cualquier posibilidad de acuerdo entre CC y PP, no tanto por coherencia con el actual encono como por la circunstancia de que el PSOE es el que parte el bacalao en Madrid. A mí la política canaria me ha vuelto extremadamente precavida y no me atrevería a ser tan contundente.

¿Mayoría absoluta? Nada parecido se atreverían a decir las encuestas con un sistema electoral como el vigente y una estructura territorial, social y mental como la canaria. Pero ya se sabe que El Mesías tenía la capacidad de hacer milagros.