Los guanches: ¿los orígenes?

28 de Julio de 2006 · (Sociedad)

Jorge Marsá

Hubo coincidencia ayer en la prensa regional para destacar el acontecimiento del día. Canarias7 comenzaba de esta forma: «La Cueva Pintada de Gáldar fue inaugurada hoy por el presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín y el del Cabildo de Gran Canaria, José Manuel Soria, que reconocieron al historiador Celso Martín como impulsor de la recuperación de este yacimiento único en España y que refleja “la identidad de los canarios”». Y La Provincia abría con una gran fotografía en portada y este titular: «Regreso a los orígenes». Parece haber acuerdo en que los guanches fueron los primeros canarios, y por lo tanto constituyen los «orígenes» de «la identidad de los canarios». Sorprende realmente que ni se discuta semejante falsedad.

Resulta lógico pensar que estemos ante una muestra de que se han ido imponiendo el acostumbrado intento de los nacionalistas de reinventar la historia y el de conferir a la geografía la capacidad de conformar y determinar a los individuos para fundar sobre tan discutibles premisas su proyecto político. No es característica exclusiva de los nacionalismos hispánicos, se generalizó en la universidades estadounidenses a partir de los años 60 con la expansión de los llamados cultural studies. Fue en ese país donde comenzó a ser habitual referirse a los indios como los auténticos o verdaderos americanos.

Debería resultar obvio que cuando se habla de identidad cultural no puede estar referida al territorio sino a la sociedad que lo ocupa. Esto es, que por «americanos» se entiende, o se debería entender, a los individuos de esa sociedad que denominamos Estados Unidos. Y esa sociedad no procede de las tribus comanches, kiowas o sioux, sino de los «padres fundadores» y los colonos ingleses que se establecieron en aquellos territorios en el siglo XVII. Es decir, que la sociedad originaria provenía de la inglesa, aunque posteriormente se incorporaron personas procedentes de otros países europeos, de África, de Asia, de América y los propios indios de las tribus que poblaron ese territorio antes de la llegada de los europeos.

En realidad, esos indios son «americanos» porque pasaron a formar parte de la sociedad estadounidense que alumbraron los europeos, como ocurrió también con los descendientes de los negros que llegaron allí como esclavos. No es el territorio el que conforma la identidad cultural, sino la sociedad, y la aportación de los indios a la sociedad norteamericana fue bien escasa. Sobre todo porque bien podría decirse que una de las características de dicha sociedad fue que se constituyó, entre otras cosas, sobre el exterminio de los indios norteamericanos. Así que resulta de dudoso gusto que algunos pretendan ahora atribuir a los masacrados los valores constitutivos de su identidad.

Caso distinto, por ejemplo, es el de México, porque la sociedad mexicana tiene dos fuentes claras: la colonización española y las sociedades anteriores, especialmente la azteca, que no fueron anuladas por la colonización española ni exterminados los individuos que las conformaban (eran demasiados). Así que en México sí puede hablarse de los aztecas como uno de los orígenes de la identidad cultural de la sociedad sin faltar al rigor histórico.

No obstante, mal que les pese a algunos, el caso de Canarias tiene escasa relación con el de México; resulta notablemente similar al de los Estados Unidos (aunque es cierto que allí quedan indios). Así que el único componente originario de la sociedad canaria que efectivamente tiene relación con los guanches es el hecho de su exterminio (aquí sí, completo). Y tiene bemoles que los herederos de los exterminadores se complazcan ahora en buscar sus orígenes identitarios en la cultura de los exterminados.

La sociedad canaria es desde sus orígenes, tras la conquista de las Islas y el exterminio de sus anteriores pobladores, el producto de los emigrantes de la Península, a los que se añadieron individuos de otras procedencias europeas y sus correspondientes influencias. Con razón se utiliza del calificativo de prehispánicas para referirse a las culturas de las tribus que habitaron en las Islas, es decir, anteriores a la conformación de la muy hispánica sociedad canaria y, en consecuencia, no puede residir en esas culturas, que los primeros canarios extinguieron, el «origen» de «la identidad de los canarios».

Que la Cueva Pintada sea un yacimiento arqueológico valioso es una cosa, que allí se encuentre el origen de la sociedad canaria, es otra, y es una falsedad. Como lo sería decir que el origen y la identidad de los actuales españoles de la Península viene de las Cuevas de Altamira. Sin embargo, la obsesión por encontrar algo que nos diferencie de nuestros vecinos es tal que este tipo de burdas manipulaciones terminan por aceptarse como si fueran auténtica Historia.

Así que, en mi opinión, menos inexacto resultaría decir que los orígenes de la identidad cultural de los canarios pudieran encontrarse en la masacre de quienes habitaron la Cueva Pintada. Puestos a conmemorar; porque la identidad cultural de la actual sociedad canaria tiene muy poco que ver con aquello, se cuente como se cuente, y casi todo con lo que ocurrió en los cinco siglos siguientes. Pero resulta más sencillo construir la diferencia –la nación, la nacionalidad o la realidad nacional– en base al mito prehispánico que a cinco siglos de una historia que poco separa del resto de los españoles.

53 Comentarios

  1. aloe

    9:40 am · 28 Julio 2006

    Se discutió mucho sobre si habían desaparecido todos los guanches y se sabe que no es eso lo que pasó, que los que quedaron se mestizaron con los blancos aunque Marsá no se haya enterado. Le han acusado de despreciar la cultura de los canarios que le han acogido y él demuestra que tenían motivos para acusarle, porque no entiendo la manía de estar siempre combatiendo la identidad cultural canaria.

  2. asombrado

    10:19 am · 28 Julio 2006

    Me cuesta creer que Marsá haya escrito que los guanches no tienen ninguna relación con la identidad canaria, a lo mejor para él están relacionados con la identidad de Islandia. Mejor se había quedado callado que escribir esa barbaridad y no había demostrado su ignorancia sobre la historia canaria.

  3. vaya tonterías

    11:50 am · 28 Julio 2006

    Vaya tonterías hay que leer a veces. ¿Puede usted demostrar con pruebas que no queda rastro genético ni cultural de los aborígenes en los canarios actuales? Pues mejor se calle señor Marsá porque los canarios estamos hartos de que ilustradisimos iluminados vengan a decirnos que nuestras raíces son otras.

  4. nano

    12:02 pm · 28 Julio 2006

    Pues a mí el artículo me parece una magnífica lección de historia y de antropología. Lo suscribo palabra por palabra, y poco puedo decir que no esté dicho ya en el artículo. Yo mismo me he cansado de utilizar esos argumentos en numerosas ocasiones. Claro, que yo tengo la ventaja de haber nacido en canarias, con lo cual se me da cierta carta blanca para hablar de estos temas sin que se me tache de anticanario o cosas por el estilo.

    Me quedo especialmente con la desfachatez que significa el que los descendientes de los exterminadores vayan por ahí presumiendo de los atributos que tenían aquellos a quienes sus antepasados exterminaron.

    —¿Por qué habéis venido? Nosotros no queremos vuestras religiones, ni vuestras herramientas. Antes vivíamos en paz. Ahora todo son peleas y conflictos. — Así hablaba uno de los reyes de Gran Canaria después de ya varios años luchando con los españoles. Por lo que he estudiado es posible que su forma de vida fuera en algunos aspectos mejor que la nuestra, mejor en cuanto más sencilla, en constante contacto con la naturaleza. Al menos no tenían coches por todos lados ni cemento hasta en las orejas. Pero solo en ciertos aspectos. Porque sería estúpido decir que su mundo era una especie de utopía. Las mujeres tenían más bien escasos derechos, y sus estados eran puramente feudales, con unos cuantos jefes que hacían lo que querían con los demás. En cualquier caso, lo que yo digo es que ellos eran los únicos que tenían derecho a hablar de ese modo. De pronto unos señores de fuera venían con cruces y arcabuces a arrebatarles sus tierras, a matarles y a convertirles a una religión extraña. Y bien que lo consiguieron. Porque de aquellos canarios, como bien dice Jorge, no quedó nada. Unos pocos individuos sí que sobrevivieron, y probablemente tuvieron descendencia. Pero asumieron el estilo de vida de los españoles al cien por cien. Y si no, miren si algo tan típicamente canario como las romerías, las bajadas de la virgen, etc, etc, no es en realidad puro patrimonio español. Hasta las ropas típicas de los campesinos no son sino ligeras modificaciones de las vestimentas del campesinado andaluz.

    Y el que vengan ahora unos cuantos diciendo que habría que recuperar la lengua guanche y demás monsergas, convirtiendo tal petición en una especie de alegato político exclusivo de los nacionalistas, me parece que es desconocer la historia y, como bien dice jorge, puras ganas de encontrar la diferencia para no ser como los otros.

  5. gines diaz

    12:52 pm · 28 Julio 2006

    Quede claro antes que nada que no tengo ni puta idea de como se “conforma geneticamente mi sangre”, aunque sí sé que si me la estudiaran más o menos saldrian los mismos datos que los de cualquier otro ser humano. Lo vi en la tele,y lo leí en un par de libros.

    Pero sí sé una cosa, que en unas islas tan nacionalistas como éstas y en las que las tres primeras respuestas al artículo de Marsá son las que son, no se te ocurra salir a la calle vestido de guanche, porque la partida de culo del personal, incluidos los nacionalistas sería buena, si directamente no te llevan al loquero, cosa que no le sucederia a un indio en Nueva York o a un azteca en México.

    Y sin radicalizar tanto, ya se coñean si apareces fuera de temporada con tu mujer por la calle Real vestido de los Dolores, por cierto, virgen tan guanche ella. O si bajas de Alegranza con los ropajes y las pintas de haber estado haciendo el guanche, pues eso, pescar, mariscar, las cabras y esas cosas que ya casi nadie quiere hacer. Hipie, eso era, jippi de mierda.

    En el fondo y en la forma, creo que Marsá lo que pretende con su artículo es precisamente que no se le falte el respeto a la memoria de los guanches. Personalmente, pienso que visto lo visto por estas tierras creo que es mucho mas digno para los guanches haber desaparecido y punto, que formar parte de esta actualidad masacradora de lo que por romanticismo y porque me da la gana, creo que más querían su tierra su mar y sus sueños.

    Y por supuesto, entre los esfuerzos de Marsá por respetar eso y los del señor Adan Martín, me quedo de largo con el primero. Y me atrevería a decir que los guanches también. Es esta última reflexión la que me haría dudar de que quede alguno por ahí, cosa que no hago porque los conozco, pero no les voy a decir quienes son y dónde están, porque tienen pánico a que los nacionalistas los identifiquen: aún recuerdan la primera vez que las banderas aparecieron por aquí, y creo que a estas alturas se la reflanflinflan si son rojas, azules y amarillas, es el palo que las aguantan lo que no olvidan.

    Un saludo y recomiendo visitar la Cueva Pintada, una alucinada. Otras no les digo dónde están ni de coña.
    Un saludo

  6. Anabel Medina

    1:13 pm · 28 Julio 2006

    Aplaudo con entusiasmo los dos comentarios anteriores y creo que además de que no se les falte el respeto a los guanches, Marsá pretende que nos nos hagan pasar por tontos.

  7. LZ-III

    1:17 pm · 28 Julio 2006

    Los intentos de Marsá, y los de nano y ginés, son absolutamente inútiles, como bien demuestran los tres primeros comentarios. Es inútil intentar convencer a quien tiene fe de que no existe aquello en lo que cree: sera muy irracional creer en Dios o en el reino de los cielos, pero el que cree, cree, y no quiere dejar de creer bajo ningún concepto. Es igual creer en una supuesta nación que tiene esencias y orígenes propios, un alma propia distinta a la suma de las almas de quienes la componen porque ese alma proviene de un mítico momento originario. Pero es inútil tratar de convencer a un nacionalista de que esta irracionalidad carece de sentido y no tiene que ver con la historia. Así que es lo máximo que pueden hacer: tirar contra quien descubre sus patrañas, porque hoy no se puede ya pasar a los herejes por la hoguera, que si algunos pudieran…

  8. Juan Tormento

    1:41 pm · 28 Julio 2006

    Cómo que no hay guanches? Tu le has visto bien la cara a Marcos Páez y a Margarona?

  9. chapapote

    1:44 pm · 28 Julio 2006

    Esas caras no tienen nada que ver con los guanches, sino con las razzias que sobre el siglo XVII y XVIII provenían de la costa africana.

  10. S.G.

    2:23 pm · 28 Julio 2006

    Se busca aldea prehispánica para alentar la *histeria guanche.
    Se requiere para conformar “conciencia nacional”.
    Responde al nombre de Ajei (aunque como nombre propio, o marca comercial, puede tener otra variante, Ajey).
    CC recompensará con enriquecimiento genético y singularidad cultural.

    *perdón, quise decir historia

  11. C. Miguel

    2:28 pm · 28 Julio 2006

    Le felicito Sr. Marsá: por su articulo; me ha parecido serio y didáctico.
    Aunque su articulo no trata de discutir sobre la identidad canaria sólo de sus orígenes, si me permite, déjeme hacer esta reflexión:
    Realmente ¿tiene hoy importancia discutir sobre la identidad canaria? Cuando el más tonto puede ver que eso ya no existe. Existió, si, fuimos un pueblo diferenciado, tal vez hasta la mitad de los 60, principio de los 70. Perdimos la pesca, abandonamos la agricultura y vendimos buena parte de la tierra; elementos claves en el fortalecimiento de nuestra cultura. Hoy somos de vulgares como cualquier otro, hablamos casi igual, hasta muchos de los locutoras/res de radio y T.V. se esfuerzan en hablar peninsular (pinsulá), hablamos de las mismas cosas, comemos y bebemos lo mismo, vemos las mismas películas, leemos los mismos libros (si leemos), tenemos los mismo problemas (paro, vivienda…), tenemos el mismo stress ¿dónde está nuestra parsimonia característica? Nos gusta el fútbol ( hace unos cuantos años decíamos,-cháacho ¿vámoj ar furbo-,hoy decimos,-oyes tío, te vienes al fútbol ) la mayoría somos del Barcelona o del Madrid, los jóvenes son fan de “Los Estopa” y un largo etc. La mayoría de las costumbres y formas de ser nuestras se han fundido con otras, seguramente más por la T.V. que por el contacto con las personas foráneas que residen en Canarias. Está bien como estudio para paleontólogos o filólogos…, para la gente normalita “todo eso pasó a la historia”, como se dice vulgarmente. Y creo que ya no hay tiempo de recuperarla, es demasiado tarde, tendría que haber un cataclismo económico o geofísico y aun así lo dudo. Para consolarnos podemos también decir que todo ha sido impuesto por el gobierno español, algunas veces bruscamente y otras muy sutilmente, pero, y ¡qué carajo hemos hecho nosotros para evitarlo! Antes había la excusa de la dictadura y ahora, ¿qué excusa buscamos? Sé que este es un análisis muy simple sobre el tema y tal vez poco serio para algunos, pero es lo que pienso y, debido a mi escasa formación, no puedo expresarlo de otra manera ( que lo haga la Universidad que para eso está, entre otras cosas, claro) ¡Ah! se me olvidaba, yo fui independentista hasta poco después de la elección del primer gobierno de Canarias, y al ver como gobernaban y como seguían tratando a las islas menores, me dije, ¡joder¡ si con la independencia nos van a gobernar esta misma gente, “apaga la luj y vámonoj”; y no piensen que iban a ser otros los que nos gobernaran, ellos manejaban el cotarro y seguirían haciéndolo después. Y si alguien puede convencerme de volver a la lucha pacifica por la independencia, estoy abierto a ello. P.D. absténganse los “nacionalgaleristas”. ¡Viva el mestizaje!

  12. S.G.

    3:58 pm · 28 Julio 2006

    La “identidad canaria” si que existe, lo que pasa es que se asemeja otras “identidades”, y eso es lo que jode a los “nacionalistas “de turno.
    Nuestros jóvenes escuchan Estopa, y de igual forma, tampoco quieren trabajar en el campo como los de Andalucía o Galicia, por ejemplo.
    Los nacionalistas se esfuerzan por buscar un grupo con una serie de afinidades, culturales y geográficas, entre otras, con el objetivo de potenciar una “singularidad cultural”. Buscan y exaltan un grupo, a los que llaman nación, unidas por un destino común, como si fuéramos en guagua oye.
    La “identidad de los canarios” es para estos(los “nacionalgaleristas”), el resultado de la distinción “cultural” entre “naciones” (lo que nos diferencia de los españoles como Marsá) y esto, sólo puede hacerse de una forma arbitraria y “a gusto del consumidor”, nunca desde un punto de vista objetivo.

  13. Lola

    6:32 pm · 28 Julio 2006

    Yo soy una de las personas de las que dice Aloe que ha acusado a Marsá de no respetar la cultura del pueblo canario, de la tierra en la que vive, y hoy vuelve a demostrar la razón que tenía para acusarle con su soberbia de godo y el desprecio por nuestros orígenes, que por mucho que le moleste a Marsá tambien están en la Cueva Pintada.

  14. Pepe Argana

    7:09 pm · 28 Julio 2006

    ¿Podrían dar algún argumento a favor de la identidad canaria se basa en los guanches para discutir lo que dice Marsá? porque a mi me da que tiene más razón que un santo y no veo que nadie se la quite.

  15. Mati

    7:40 pm · 28 Julio 2006

    Debe ser que no entiendo mucho del asunto, pero yo soy canaria y no me siento nada despreciada por el artículo porque me parece muy bueno y porque estoy de acuerdo en que los guanches no son nada importante para los canarios que vivimos ahora en las islas.

  16. gines diaz

    9:42 pm · 28 Julio 2006

    Yo conocí guanches que vieron los cielos abiertos cuando aparecieron los colonizadores, porque estaban hasta los guevos de otros guanches que eran unos abusadores. Y a veces cambiar de abusador es un alivio, ¿o se piensa alguien que los malos royos son sólo cosa de cristianos? Y sé de guanches que, por distintos motivos, fueron a parar a la Península, y que por esos motivos de la vida duraron más que muchísimos de los que se quedaron aquí.

    Así que ojo con la sangre y con la ruleta de la vida, porque de repente mi buen amigo castellano puede tener más vena guanche que otros que se la dan, “tecnicamente es posible”. Tan posible como que dentro de 500 años un pibe venezolano, que ni sepa qué es Canarias, pueda tener más vena canaria que un nacional-canario del futuro. Y llegaría a esta tierra cuando ya nadie se acordara de que fuimos alguna vez para allá, y le dirían algo así como sudaca, si se limitara a trabajar, y cosillas más fuertes si le daba por opinar.

    En cualquier caso, no voy a despotricar del rastro de la sangre. Bien entendido, sin prejuicios ni complejos, es uno de los viajes mas importantes que un ser humano pueda hacer, correr por las venas a traves de los tiempos, ser ahora canario, ayer manchego, antesdeayer árabe, romano, celta, fenicio, hitita, mongol, egipcio o masai; ahora nómada; después agricultor; siempre carne de cañón o de arco o de palo. Verse morir una y mil veces, y verse renacer, siempre una más, en el otro. Qué corto sería el viaje sin el otro. Hoy hombre, mañana mujer, antes mono y antes perenquén.

    Asia, África, América. Mira que se a viajado, mira que hemos andado por esos mundos de dioses, de neptunos y soles, de jehovás o de budas, solos en el desierto o más solos en las metrópolis, pero siempre acompañados ante el enemigo, ante el miedo a lo que fuimos y ante lo que volveremos a ser.

    Me perdí. ¿En qué estábamos, en quién era más canario, si un guanche, un conejero o un godo? ¿O era quién es más conejero, si un godo o un guanche? ¿O quién más godo, si un guanche o un conejero?

  17. gines diaz

    10:39 pm · 28 Julio 2006

    Tu ves, mi niña, empiezas midiendo cuánta sangre guanche tienes, y te sale si tú quires la que tienes. Pero también, por lo tanto, te sale la que no tienes, la goda. Entonces, eres tan medio chunguilla, o tan tres cuartos o el 90% de chunguilla, o en tu caso fueron godillos enrrollaos los de la mezcla, o fenicios. Mira que tenían mala fama, a veces pienso que de ahí nos salen los alcaldes.

    O la última de antes, que anda que es jodida: ¿quién es más godo, un canario o un guanche? Ya ves, me contesto solo, sin usuarios por medio, el dedillo le está cogiendo el gusto a esto de teclear; cualquier día de estos me apunto a lo de darte caña, Marsá, debe tener su punto por lo que veo.

  18. alcíbiades

    12:10 am · 29 Julio 2006

    Yo tengo un tío peninsular/godo (tachar lo que no proceda) que cada vez que era acusado de “Uds. vinieron aquí y masacraron a los guanches” decía lo mismo: ” mira bonita/o, mis antepasados se quedaron arando en Segovia, me parece que fueron los tuyos los que asesinaron a esos guanches”. Con lo cual queda claro que en nuestros orígenes lo que hay es una panda de asesinos.

  19. no me entero

    12:33 pm · 29 Julio 2006

    De lujo el artículo y la pila de comentarios, pero me he quedado sin enterarme de lo más importante: ¿Marsá es guanche, canario o godo?

  20. cuevero

    12:38 pm · 29 Julio 2006

    Según Jorge Marsa y sus acólit@s la antropología hay que desterrarla de nuestra vida, la historia no esxiste, si eres descendiente de un grupo humano exterminador, tú también lo eres, aunque no hayas participado en la razzia, es decir que la historia no es de ayer a hoy, sino de hoy a mañana, no podemos solidarizarnos u homenajear nada que no pertenezca a “nuestra identidad cultural”, aunque haya sido impuesta. ¿Ustedes son los que critican los nacionalismos por reduccionistas?. ¡¡Píquenmelo menú que lo quiero “pa” la cachimba, esquizofrénic@s identitari@s!!

  21. gines diaz

    8:49 pm · 29 Julio 2006

    De entrada, cuevero, lo de Marsá y sus acólitos suena rarillo. Te lo digo yo que he pasado buenos años encuevado. Una vez picado y menudo, insisto, un alucine la cueva pintada, los guanches y la historia que me parió. Pero lo que Marsá decía, y sus alcoholicos, que estaría más correcto y divertido, es que, no sé cuántos años después, los Adan Martin y compañia siguen llamando La Matanza a La matanza y La Victoria a la victoria.Y ser un poquito consecuente no hace daño, y más aun, creo que el personal lo agradecería. La paranoia no es buena, y personalmente pienso que si hay un sitio en el mundo fácil para desarrollar el ideario nacionalista es Canarias, y tal vez no sean los marsa los que lo impidan, sino la propia falta de criteros e ideas del personal nacionalista que, por más años que pasen, siguen con las mismas cantinelas. Vamos, como Aznar con españa, si se dieran cuenta lo que se parecen se les pondrian las estalactitas de punta.

    Claro que podemos homenajear, pero que feíto es homenajear a alguien sólo para sacarle partido, o te tengo que contar cómo tiene el nacionalismo canario, después de bastantes años en el poder, nuestro patrimonio. Por una pintada, 1000 desvalijadas, urbanizadas, abandonadas.Y en el fondo, lo que es peor, despreciadas.

  22. gines diaz

    9:07 pm · 29 Julio 2006

    Por cierto, yo los unicos comentarios que no aguanto por (mejor no lo pongo) son los de juan tormento y chapapote. Pero así funciona esto, a Margarona y Marcos, con todos mis respetos, un saludo. En cuanto a los nacionalistas, creo que son infinita mayoria mundial y, aunque sólo sea por eso, no voy a discutirles sus derechos, sino que estoy dispuesto a agradecerles que me permitan pensar y opinar contra el nacionalismo sin mas concecuencias que ser llamado acólito, aunque la palabrita se las traiga.

    Humildemente, pediría al quinteto ultranacionalista que gobierna la ONU un poquito de por favor.

  23. uno mas

    5:22 pm · 30 Julio 2006

    en realidad no creo que se pience en lo que se dice,vamos la historia de españa esta llena de bereberes sino que la lean detenidamente los guanches son bereberes por lo que se dice,bien hai montones de personas con apellidos que se le dieron a algunos guanches y que hoi aun existen dando muestras de su decendencia aunque se hayan crusado con los españoles, la cueva pintada creo que es una muestra de como vivian una sociedad bastante habanzada dentro de la sociedad de estas islas en aquel entonces,que es muy diferente a como vivimos hoi eso esta claro ,que no vivimos con tapa ravos esta claro que ya no todos cuidamos cabras , o pescamos o mariscamos(bueno lo de pescar o mariscar se lo tenemos que agradecer a quien nos prohiben que lo hagamos)el planeta a evolucionado y con el los canarios no se si por los españoles o por portugueses e inglesees y otras naciones que nos ayudaron a prosperar y salir de un mundo de apuros alimenticios en el que estabamos sumidos pero sea como sea hemos llegado hasta aqui y aqui estamos y que se nos llame como quieran pero ahora mostramos al mundo la cueva pintada en memoria de unas personas y forma de vida que ya no existen.un saludo para tod@s

  24. chapapote

    6:15 pm · 30 Julio 2006

    Dice Ginés Díaz: “yo los unicos comentarios que no aguanto por (mejor no lo pongo) son los de juan tormento y chapapote”. Por mi parte, le doy toda la razón. Creo que los dos comentarios son de mal de gusto. Así que mis disculpas, se me fue el baifo.

  25. gines

    12:25 pm · 31 Julio 2006

    Chapapote, el mejor de los Agostos te deseo y disculpas por andar dando el toque. Pero todos tenemos una jodida venita de censuradores. Una más, sabes muy bien que no son las prohibiciones las que impiden mariscar, más bien es el ¿dónde coño hay una lapa?

  26. luisin

    12:31 pm · 31 Julio 2006

    Una pequeña correcion para uno más: No es prohibido, sino proivido.

  27. C. Miguel, contestación a S.G.

    3:37 pm · 31 Julio 2006

    Perdone la tardanza en contestarle, pensaba que ya se había acabado la discusión, pero parece que no…
    Me gustaría que tuviera razón S.G. Doy por supuesto que hay mucha gente en Canarias que eso de la identidad les suena a chino, son las personas honestas y que aman su tierra, se sienten canarios sin más planteamientos. Pero al mismo tiempo suelen ser estas personas las más utilizadas por algunos políticos vampiros, para chuparles todo lo que puedan, entre otras cosas el voto; y como diría el Sr. José H. Chela todo eso me /…sume en un piélago de dudas y reflexiones /. Sé que el arraigo identifica a las personas con un lugar y lo contrario como es obvio la aleja, tal vez sea esto último lo que me ocurra. Y tengo muchas razones para sentirme así, solo hay que otear un poco el horizonte y ver el devenir político y social de Canarias ( discusiones fraticidas sobre lo evidente, petróleo, energía renovable, urbanismo, medio ambiente, estatuto, ley electoral…) “ajolá” tenga usted razón y efectivamente siga existiendo la identidad canaria, pero si existe, está bien escondida, lo que no sé, si es de manera consentida o no. No me vale el decir ¡yo soy canario! “El movimiento se demuestra andando” y me aplico el dicho. Veamos las próximas elecciones ¿…?
    Tengo la esperanza, de que vuelva a despertarse en mi y en las personas que como yo, algo desarraigadas y que aman el espacio donde les ha tocado vivir, la idea de defender lo que es evidente.
    P,D. Y sin animo de ofender lo que usted dice sobre los jóvenes, me suena al dicho de “mal de muchos consuelo de …” También sé que hoy la economía no está basada exclusivamente en la productividad, si no que va acompañada de un sin fin de materias, investigación, diseño, publicidad, estudio de mercado…, en una palabra “competitividad” que también genera empleo.
    Y por si hubiese alguna duda, considero la identidad como algo convergente, es decir, la suma de ideas con un mismo denominador común, en este caso el bien de Canarias y toda su gente;
    o lo que es lo mismo usted puede sentirse canario y pensar políticamente como le de la gana. Tambien sé que los hay que sin sentirse canarios, pertenencen al mismo denominador comun;
    uno de ellos debe de ser el Sr. Marsá, pues, ¿como puede alguien escribir tanto sobre algo, si no es por que lo que ocurre en ella le “duele” ?

  28. Nacionalista-ic

    9:45 pm · 31 Julio 2006

    Sin duda el debate que ha abierto el Sr. Marsá es tremendamente interesante. Pero tras finalizar la lectura de su artículo no pude dejar de preguntarme con qué rigor histórico y científico había sido escrito.
    Es cierto que la identidad y cultura de un pueblo vienen determinadas por aquellas personas que habitan un territorio. Pero no es menos ciertos que los factores geográficos inciden de forma determinante en la conformación de dicha identidad. Tan negativo puede resultar la invención de diferencias para justificar un proyecto político o cualquier otra cosa como la negación de diferencias que a todas luces son evidentes.
    En cualquier caso no me refería a esta cuestión cuando hablaba del rigor histórico-científico. En su artículo el Sr. Marsá afirmaba que la población aborigen fue “completamente” exterminada. Sinceramente no sé de que manera llega esta conclusión. Tengo la sensación de que muchos reinventan la historia en función de sus apetencias personales, cometiendo las negligencias que de las que se acusa a los que piensan de manera diferente. Es decir, hablando con tan poco rigor como aquellas personas que dicen lo contrario.
    Yo digo que su afirmación, la del exterminio total, es falsa. Y no lo digo porque sí. Estudios genéticos realizados por la Universidad de La Laguna corroboran esta afirmación. En cualquier caso no quiero perderme en el análisis de dichos genes porque no creo que sea la unica prueba en contra de la farsa del esterminio. Alguién puede creer que el silbo gomero, que ha sobrevivido de una forma más o menos precaria hasta nuestros días, cuyo origen muchos sitúan en la cordillera del Atlás (pueblos bereberes), fue reinventado por los conquistadores o aprendido de los aborigenes antes de su exterminio. Esto sólo son algunas pruebas de la pervivencia del sustrato aborigen en nuestra sociedad actual.
    La historia y la cultura no deben ser simplificadas. No somos herederos exclusivamente de los aborigenes que habitaron nuestras islas antes de la conquista, como no lo somos tan sólo de los conquistadores (aunque de todos es sabido que la historía la escriben siempre los vencedores). Todo cuanto ha acontecido en nuestra tierra ha definido de alguna forma nuestra identidad singular. Si quieren nos podríamos extender en este asunto que, repito, me parece muy interesante. En cualquier caso me gustaría preguntarle al Sr. Marsá cuales son sus fuentes de información para contrastarlas con las mías. Y si no tiene fuentes le pediría que hablara o escriiera con más rigor. En cualquier caso le felicito por abrir el debate.

  29. Nacionalista-ic

    9:48 pm · 31 Julio 2006

    Quería hacer una corrección a lo que he escrito pues en un fragmento de lo escrito quería plantear la siguiente pregunta y no una afirmación:¿Alguién puede creer que el silbo gomero, que ha sobrevivido de una forma más o menos precaria hasta nuestros días, cuyo origen muchos sitúan en la cordillera del Atlás (pueblos bereberes), fue reinventado por los conquistadores o aprendido de los aborigenes antes de su exterminio?
    Mis disculpas.

  30. Jorge Marsá

    10:41 am · 1 Agosto 2006

    Por lo que se lee en los comentarios, la afirmación más discutida de mi artículo ha sido que los guanches fueron exterminados. Así lo comentaron Aloe y Vaya tonterías y Nacionalista-ic. Este es el párrafo objeto de la controversia:

    “No obstante, mal que les pese a algunos, el caso de Canarias tiene escasa relación con el de México; resulta notablemente similar al de los Estados Unidos (aunque es cierto que allí quedan indios). Así que el único componente originario de la sociedad canaria que efectivamente tiene relación con los guanches es el hecho de su exterminio (aquí sí, completo). Y tiene bemoles que los herederos de los exterminadores se complazcan ahora en buscar sus orígenes identitarios en la cultura de los exterminados”.

    Y así lo contesta Nacionalista-ic: “Yo digo que su afirmación, la del exterminio total, es falsa. Y no lo digo porque sí. Estudios genéticos realizados por la Universidad de La Laguna corroboran esta afirmación”.

    Si por extermino entendemos que no quedara ni un solo guanche con vida, reconozco que mi afirmación es falsa. Ahora bien, en el contexto en que está escrita, pensaba que se entendería: indios quedan todavía hoy en Estados Unidos, sin embargo, ni rastro vivo quedó en Canarias de la sociedad guanche o de su cultura. Es cierto que algunas personas quedaron, muy pocas, y que se debieron mezclar con la población que conquistó las Islas. También debieron quedar algunos guanches de los muchos que fueron llevados a las Azores a trabajar como esclavos en las plantaciones de caña de azucar, y es seguro que algunos de ellos se mezclarían con la población de aquellas islas. Pero en mi opinión la existencia de esas pocas personas no puede considerarse un signo de identidad cultural, ni seña genética significativa, ni en Azores ni en Canarias. En resumen, en muy poco tiempo, guanches como tales no quedaron.

    En cualquier caso, tiene razón Nacionalista-ic en que mi artículo carece de rigor histórico. Ni lo pretendía. Es un artículo de opinión claramente periodístico. No creo que este blog fuera el sitio apropiado, ni yo la persona adecuada, para acometer un estudio histórico y antropológico riguroso sobre las huellas genéticas que los guanches dejaran en la actual población canaria. Además, no es asunto que me despierte un gran interés. Por otra parte, tampoco es que me parezca especialmente rigurosa su opinión de que el silbo gomero sea una prueba de “la pervivencia del sustrato aborigen de nuestra sociedad actual”. La anécdota del silbo la puede encontrar, con variantes, en muchos lugares del mundo que carecen de sustrato aborigen, y es seña de su dedicación al pastoreo, aunque es cierto que hay pequeñas variantes en las maneras de silbar, no he sabido de ningún lugar en que se llegara a considerar este vestigio de la vieja actividad ganadera materia para una asignatura en la escuela como ha ocurrido en Canarias.

    Poca materia parece para que pueda darse por satisfecho Pepe Argana: “¿Podrían dar algún argumento a favor de la identidad canaria se basa en los guanches para discutir lo que dice Marsá?”. Claro que no le exigiría yo a Nacionalista-ic rigor histórico y antropológico en un comentario a un artículo publicado en un blog, que proporcionara una exhaustiva argumentación sobre el asunto, que en realidad no es si quedaron o no guanches, sino si su cultura es el origen de la actual.

    En cualquier caso, que no considere entre mis prioridades el estudio de la cultura guanche no significa, ni mucho menos, que, como sostiene Cuevero, desprecie yo la antropología o la historia: “Según Jorge Marsa y sus acólit@s la antropología hay que desterrarla de nuestra vida, la historia no existe, si eres descendiente de un grupo humano exterminador, tú también lo eres, aunque no hayas participado en la razzia”. Por supuesto que no; me parece que la antropología y la historia son ciencias muy respetables, lo suficiente para dejarlas sobre todo en manos de antropólogos e historiadores, mucho mejor que en las de quienes pretenden utilizarlas para justificar un proyecto político como hacen los nacionalistas. Y por la misma razón, me parece estupendo que se restaure y se abra al público La Cueva Pintada. Me parece perfecto que se cuide y restaure el patrimonio histórico que consideremos relevante, y lo es en este caso. Mi desacuerdo nada tiene que ver con la cueva, sino con que se diga que ahí residen los orígenes de la identidad cultural de los actuales canarios, porque no creo que sea cierto. Y desde luego no pienso que los descendientes de quienes exterminaron a los aborígenes sean culpables del suceso, pero tiene gracia que se apunten a unas cosas pero reniegen de las otras.

    Tampoco era mi intención la que ha interpretado Ginés Díaz: “creo que Marsá lo que pretende con su artículo es precisamente que no se le falte el respeto a la memoria de los guanches”. Más preocupado ando por el respeto a los vivos que por el de los muertos, y esa era mi intención al escribirlo: dejar claro que la herencia de los guanches, sea la que sea, entre poca y ninguna influencia tiene en la actual identidad canaria y en la conformación de la sociedad. Porque, puestos a dedicarse a la Historia, resulta influencia nimia si la comparamos con los cinco siglos que siguieron.

    Hasta llegar, y esta es la cuestión, a la actualidad, en la que se está tratando de dar una desmesurada importancia a un remoto acontecimiento (a la par que, implícita o explicitamente se limita la de los cinco siglos posteriores) para construir un relato pretendidamente histórico, en realidad mítico, que diferencie a los canarios de sus muy parecidos vecinos. Lo dice, y muy bien, S.G. en su comentario: “La “identidad canaria” si es que existe, lo que pasa es que se asemeja otras “identidades”, y eso es lo que jode a los “nacionalistas” de turno. Nuestros jóvenes escuchan Estopa, y de igual forma, tampoco quieren trabajar en el campo, como los de Andalucía o Galicia, por ejemplo”.

    Lo que sí mantengo es mi consideración, que pretendía ser idea relevante en el artículo, de que “tiene bemoles que los herederos de los exterminadores se complazcan ahora en buscar sus orígenes identitarios en la cultura de los exterminados”. Me parece ciertamente inaudito. Como se lo ha parecido a Nano: “Me quedo especialmente con la desfachatez que significa el que los descendientes de los exterminadores vayan por ahí presumiendo de los atributos que tenían aquellos a quienes sus antepasados exterminaron”. Y como lo ha ilustrado, con más gracia que la mía, Alcíbiades: “Yo tengo un tío peninsular/godo (tachar lo que no proceda) que cada vez que era acusado de ‘Uds. vinieron aquí y masacraron a los guanches’ decía lo mismo: ‘mira bonita/o, mis antepasados se quedaron arando en Segovia, me parece que fueron los tuyos los que asesinaron a esos guanches’. Con lo cual queda claro que en nuestros orígenes lo que hay es una panda de asesinos”.

    De todas formas, creo que lo que está en juego no es una cuestión histórica o antropológica, sino claramente política. Y esa es la me interesa. Y ahí es donde están las auténticas diferencias, en si es lícito acudir a un pasado remoto (que yo además considero en buena parte inventado) para organizar la sociedad en torno a la identidad cultural de unos frente a la de los otros. Porque si no se pretende enfrentar a los ciudadanos en base a sus identidades, ¿a qué viene la insistencia en que una de las identidades es “la nuestra” y que debe tener su reflejo político? Para muchas personas, la religión constituye una de sus más sentidas señas de identidad cultural, sin embargo, hemos dado en acordar (la mayoría en Europa) que la religión es asunto privado que no debe ocupar el espacio público común, pues lo mismo con la identidad cuando son varias las existentes en la sociedad.

    Salvo pequeñas excepciones, como quizá Japón y pocas más, todas las sociedades son plurales si nos atenemos a las identidades culturales. Y aquí reside el gran problema del nacionalismo, que no es otro que su pretensión de acabar con la pluralidad cultural en el interior de la sociedad (a la par que la reclaman para el exterior), de poner límites a la diversidad cultural, de uniformizar culturalmente a la sociedad en torno a una de las identidades que, según ellos, es la buena, la que nos proporciona el territorio.

    Es eso lo que debe discutirse. Y lo hace Nacionalista-ic: “ Es cierto que la identidad y cultura de un pueblo vienen determinadas por aquellas personas que habitan un territorio. Pero no es menos cierto que los factores geográficos inciden de forma determinante en la conformación de dicha identidad”. Como se ve, el argumento es típicamente nacionalista: el alma de la geografía. Para él, “los factores geográficos inciden de forma DETERMINANTE”. Sí, así lo piensan también por otros lares, que Cataluña determina a los catalanes, que el País Vasco determina a los vascos y, por la misma razón, Canarias determina a los canarios. Que son, como mucho, ciudadanos de un libre albedrío notablemente limitado, porque vienen determinados por un ente abstracto que suelen llamar nación, una construcción tan cultural como el reino de los cielos.

    Por supuesto que quienes no somos nacionalistas no negamos la influencia del ecosistema en las formas de la sociedad que lo habita. Pero cuando pensamos en el espacio de la política, nos negamos a aceptar que la geografía determine a los ciudadanos y sea el territorio el que les confiera una identidad de la que serían prisioneros si aceptáramos el determinismo nacionalista.

    Para quienes no somos nacionalistas, la libertad de las personas es una conquista irrenunciable, siquiera como objetivo, y no podemos estar de acuerdo en que uno sólo de los componentes de su identidad se considere toda su identidad, y además determinante. Porque la identidad también se elige: más importante que mi condición de madrileño (que, la verdad, me la trae al pairo) han sido muchas otras a lo largo de mi vida: la de izquierdista, la de ecologista, la de amante, la de padre, la de mi trabajo, las de mis aficiones… Insisto todas ellas más importantes a la hora de configurar mi personalidad y de relacionarme con el prójimo que el lugar donde nací, porque ahí si que no tuvo mi voluntad arte ni parte. En conclusión, que me resulta difícil de creer que haya personas que piensen que en su identidad la clave está en lo accidental, en el lugar en que nacieron, en vez de en las múltiples facetas que conforman la identidad de todas las personas… imagino que también la de los nacionalistas.

  31. gines diaz

    1:20 pm · 1 Agosto 2006

    Por el respeto a los guanches, Marsá, me refería al del rigor historico, cosa que atañe a la calidad de vida de los vivos y mucho, si no, no he entendido nada de nada. Lamento haber puesto intenciones en boca de nadie.Y más lamento verme en el listado de repasos. Pero nadie me mandó. Esperando que no termine todo en una proxima nación, esta vez, de ciudadanos, Adios.

  32. Pepe Argana

    3:53 pm · 4 Agosto 2006

    Me da que Marsá dejó sin respuesta a los guanchistas.

  33. aloe

    12:11 pm · 5 Agosto 2006

    El que se ha quedado sin respuesta eres tú que nunca la tuviste, que la tuya sólo es dar la razón a Marsá aunque reconozca que se equivocó al decir que no había quedado ni un guanche.

  34. guanche alzado

    12:52 pm · 5 Agosto 2006

    Marsá dice:
    “Para quienes no somos nacionalistas, la libertad de las personas es una conquista irrenunciable, siquiera como objetivo, y no podemos estar de acuerdo en que uno sólo de los componentes de su identidad se considere toda su identidad, y además determinante. Porque la identidad también se elige: más importante que mi condición de madrileño (que, la verdad, me la trae al pairo) han sido muchas otras a lo largo de mi vida: la de izquierdista, la de ecologista, la de amante, la de padre, la de mi trabajo, las de mis aficiones… Insisto todas ellas más importantes a la hora de configurar mi personalidad y de relacionarme con el prójimo que el lugar donde nací, porque ahí si que no tuvo mi voluntad arte ni parte. En conclusión, que me resulta difícil de creer que haya personas que piensen que en su identidad la clave está en lo accidental, en el lugar en que nacieron, en vez de en las múltiples facetas que conforman la identidad de todas las personas… imagino que también la de los nacionalistas.”
    ….Y para los que somos nacionalistas, la libertad de las parsonas, también, es una conquista irrenunciable, pero a diferencia, según tú, de los no nacionalistas, esa libertad la llevamos hasta las últimas consecuencias, y sí estamos de acuerdo en cada cual considere en mayor o en menor medida su componente identitario.
    ….Y claro que se puede elegir la identidad, ¿pero no será obligación, verdad?. A mi me gusta el casi todos los deportes, pero práctico la lucha canaria porque, además de ser una seña de identidad, me gusta; me gusta casi todo el floklore musical universal, pero participo activamente en el de mi tierra, que logicamen también tiene influencias de otros lugares; me gusta la literatura, pero sigo con mayor interes la costumbrista.
    Así es que sr. Marsá, sr. Díaz, sr. Argana, considero que el considerando que el lugar donde naces y vives no influye en gran medida en tu identidad no tiene rigor de ningún tipo, porque hasta muchisimas personas que tuvieron que emigrar de esta tierra por necesidades económicas, llevaron hasta sus destinos manifestaciones de nuestra identidad, que se mantienen hasta la actualidad. Lo siento por ustedes, porque el desarraigo es una enfermedad del alma, aunque ustedes consideren que el arraigo lo es de la mente.
    saludos identitarios para tod@s.

  35. alfil

    1:51 pm · 5 Agosto 2006

    Esa forma de hablar de guanche alzado es la típica de periódicos como la razón, abc y radios como la cope. La forma de hablar de quien se cree en posesión de la verdad y no admite que alguien pueda pensar distinto. Aaunque trate de maldisimularlo diciendo que admite otras opiniones, al final se le escapa la superfrase: ” los que piensan distinto padecen una enfermedad del alma”.

    Y lo de llevar esa libertad hasta las últimas consecuencias, perdone usted, pero eso mismo dijeron todos los fascistas habidos y por haber en el mundo, que consideraban su visión particular de la realidad la única que dotaba de “libertad” al hombre.

    Analice ese concepto un poco, hombre, piense en lo que significa la libertad antes de ponerse a luchar por ella. No vaya a ser que al final resulte que ha estado luchando por algo que no tenía nada que ver con la libertad.

  36. Nacionalista-ic

    4:47 pm · 5 Agosto 2006

    El sentir Canarias como mi nación no me hace ni mejor ni peor que nadie. El sentir Canarias como mi nación no me hace pensar que aquellos que piensan diferente deban ser eliminados o expulsados. Evidentemente deseo que mi ideal de nación sea compartido por la mayor parte de la sociedad pero eso no quiere decir que la nación que me gustaría que se desarrollara no respete las libertades individuales.
    Es una falacia decir que el que siente Canarias como su nación no respeta las libertades individuales, incluso relacionándolo con el terrorismo, como lo sería decir que el que siente como tal a España tampoco lo hace.
    Ni todos los no nacionalistas consideran la conquista de las libertades individuales como irrenunciable (no creo que sea necesario poner ejemplos) ni es caracteristica de los nacionalistas no respetarlas.
    Hacen mal los que dividen la sociedad en nacionalistas y no nacionalistas pensando que las líneas de pensamiento de las personas que componen esos “grupos” son homogéneas. La realidad es mucho más compleja y no siempre caben las divisiones de buenos y malos.
    Por si no ha quedado claro creo en las sociedades pluralistas como creo en mi derecho (como el de todos) de perseguir la consecución tanto de mi ideal de nación como el de mi ideal de Estado.

  37. guanche alzado

    5:07 pm · 6 Agosto 2006

    Para Alfil, si mi forma de escribir (no de hablar) es la característica de los medios que cita, no será por sean fuente de mi inspiración, porque aunque en algunas ocasiones los haya leido y/o escuchado (por contrastar opiniones), no coinciden con mi ideario político, porque los nacionalistas, además del senttimiento identitario, también tenemos ideología política con la que coincidimos o no con los bno nacionalistas.
    Aunque no me creo en poseción de la verdad absoluta, en algunos temas expreso mi parecer, logicamente, desde la fuerza de la razón que considero que me asiste, porque de lo contrario no opinaría, ¿o a usted no le pasa lo mismo?.
    Y en cuanto a la discrepancia sobre el concepto de libertad, seguramente nunca llegaríamos a un entendimiento, porque mientras por mi parte entiendo perfectamente las posiciones no nacionalistas porque dentro de esos posicionamientos existe una amplia amalgama de ideologías políticas; usted jamás entendería el sentimiento nacionalista porque todos los mete en el mismo “saco”

  38. nano

    10:09 am · 7 Agosto 2006

    El mismo concepto de nación implica creer en una especie de conglomerado geográfico y humano que configuran una sola cosa, dotada de significado. El concepto de nación implica creerse parte de ese algo, sentirse orgulloso de ello y luchar e incluso morir por ello.

    Cualquier letra de cualquier himno nacional, excepto el español, obviamente, que no tiene ninguna letra, habla de cosas como la gran valentía de nuestros hombres, la belleza de nuestras mujeres, lo grandes que somos, elegidos del destino, bendecidos por dios y cosas del estilo. Estas letras son sintomáticas de lo que significa el concepto de nación y lo que representa para quienes creen en él. La nación es un pedazo de tierra en el que viven un grupo de seres afortunados como yo. Un grupo de seres que tenemos todas las virtudes habidas y por haber, como no podría ser de otro modo, ya que el carácter lo fragua la tierra, y nuestra tierra es también la más repleta de virtudes. Una vez establecida esta premisa, por mucho que no se quiera, es inevitable considerar a todos aquellos que no pertenezcan a nuestro grupo como seres ajenos a nosotros, inferiores en muchos aspectos, pues está claro que si nosotros somos los más virtuosos, eso quiere decir que los demás lo son menos.

    El concepto de nación justifica que sucedan cosas como que se estrelle un avión en no se donde y la radio diga: “afortunadamente no había ningún español a bordo”, como si la tragedia lo fuera menos gracias a ese detalle.

    A lo que voy es que a mí me parece que, independientemente de lo justificado que esté el concepto de nación, que puede estarlo, a mí me parece que es un concepto dañino para el conjunto de la humanidad. Mientras sigamos sumergidos en la torre de babel de las naciones, las fronteras y los idiomas seguiremos dando golpes de ciego, sin encontrar soluciones a los problemas que afectan a todo el planeta (nosotros no deseamos firmar el protocolo de kioto porque a nuestra nación no le interesa). Y a los que estén temiendo un mundo homogeneizado, con un solo idioma y una sola cultura dejenme decirles que los grandes artífices de esta temida globalización no son los que deseamos un mundo sin fronteras, sino las multinacionales que nos hacen comer las mismas hamburguesas, escuchar la misma música, vestir las mismas ropas, etc, etc. ya estemos en pekín o sri lanka. Se puede mantener la variedad cultural y al mismo tiempo eliminar de los mapas esas líneas absurdas que solo sirven para alimentar ejércitos y odios artificiales.

  39. Fu Mao

    2:29 pm · 7 Agosto 2006

    ¿Enemigos, dónde hay enemigos?

    Que yo no estuve en tu casa.

    Que yo no le dí al botón de play.

  40. gines diaz

    12:27 am · 8 Agosto 2006

    Bueno guanche alzado, te felicito por tus cualidades de sicólogo, apenas he dicho nada y ya me diagnosticas “enfermedad del alma”. Por cierto, ¿en tu patria eso llevaría al psiquiátrico?

    Visto que el tema genera cierta tensión, te diré que en mi caso el no ser nacionalista y creyente es simplemente por ganas de complicarme la existencia. Entenderás que son dos soportes muy poderosos y a mi carácter le va más la duda, el misterio. Me gusta mirar las estrellas y sentir el frío en el alma e ir dándole calorcito poco a poco, pero a mi manera.
    En cuanto a los guanches, que es lo que nos juntó aquí, prefiero pensar que les pasaría como a nosotros, que unos lo verían de una forma y otros de otra, y es por eso que no me gusta que se los traten de apropiar para la causa nacionalista, no es más que eso, y no voy de español.

    En cuanto a lo del desarraigo, no te preocupes por eso, el instinto nos arraiga antes que pedir el aire, la cuestion es aprender a liberarse de él. Si no lo hubiera hecho así estaría cantando el cara al sol o tristes folias o el ave maría. Y al contrario que Marsá, sí creo que la geografía debe conformar parte del hecho cultural de unas gentes. Es por eso que mi oído es más afín a las músicas de otras islas del mundo que a las de las mías propias, más aptas en mi opinión para las mesetas castellanas donde pude disfrutar por primera vez de ellas en mis andanzas por La Mancha y la alta Andalucía. Aquí siempre me ha sido imposible. Uff simplificando, que algo así como los hawahianos, calentito, cachondito, en la orillita de la marea, medio desnudos, te imaginas a Chana Perera –y no quiero que se entienda como una falta de respeto, es lo que hay. Si prefieres a Adán Martín o Cubillo, me da igual–, te los imaginas en semejante sarao y un poquito más de cultura de la yerbita y no tanto vino y tabaco, y lo que hubiéramos inventado en estos años sin tantas ataduras en una tierra que ya no puede dar más pa que despabilemos.
    Así pienso y así opino, y no veo motivos para enemistades de ningun tipo.

  41. silvestre

    8:39 pm · 15 Agosto 2006

    debate interesante pero estéril.

    un estudio genético reciente en el Reino Unido, demostraba que 2 de cada 10 habitantes no erán hijos genéticos de su padres. guanches, normandos, africanos, piratas, portugueses, infidelidades entre nuestras familias vecinas. no somos nada definido. el nacionalismo es la ideologia de los ignorantes. muchos de ellos ignorantes de buen corazon, que no entienden muy bien el mundo, que lo unico que quieren es un poco de respeto.

    el futuro de la raza humana es la mezcla. hitler y similares serán los encargados de seguir erre que erre con los rollos coñazos estos.

  42. uno mas

    10:21 pm · 15 Agosto 2006

    silvestre el nacionalismo es el sentimiento politico e ideolojico de quienes exaltan lo caracteristico de su nacion,Tendencia que manifiesta un pueblo hacia la autonomia o la independencia y movimientop politico que lo define Esto como vez no tiene nada que ver con el nacionalsocialismo, osea lo de hitler.
    Yo no me concidero ignorante aunque cada persona puede ser ignorante en una cosa y un sabio enotras pero el respeto asia esa persona siempre por mi parte seria el mismo,como ser humano que soy creo que toda persona debe luchar por su dignidad y libertad e igualmente cada pueblo y creo que lo que dices del Reino unido esta bien como dato estadistico pero no se a que cuento biene
    Gines no se si contestarte pero todos los estudios hechos en canarias dicen que la raza no ha muerto ,si se ha mezclado como casi todas las razas que muchos de los guanches llevados a madeiras y a españa como esclavos regresaron la gran malloria .Lo que si te dire que por el hecho de haver nacido en canarias para ciertos señores ya somos inferiores y no me digas que no lo sabias ,sino muevete un poco por el mercado laboral.
    perdonen los dos por mis respuestas pero es lo que creo y es sin animo de crear mal estar a ninguno de los dos

  43. gines

    11:37 am · 16 Agosto 2006

    Pesao. Yo en ningun momento he dicho si la raza ha muerto o no ha muerto, entre otras cosas porque no es un tema en el que esté versado y además ni siquiera comparto esa division en razas, o sus códigos de pureza o sus baremos de extinción. Hablando pronto y claro, prefiero un perro sato a un perro de raza, uno sin pedigrí a otro con pedigrí. Por lo tanto, no voy a discutir con nadie si es más canario o menos que yo, aunque reconozco que a veces me llevan a ese huerto. Pero en ese caso no acepto las reglas del juego previamente impuestas. Algo así como que lo ultimo que me apetecería sería llegar a la violencia con alguien. Pero si se diera el caso, porque por ejemplo tendría que ser a la piña, como en las peliculas y no como a mí me de la gana. Que entre otras miles de formas, podría ser, por qué no, al palo.

    En cuanto a la superioridad o inferioridad que otros manifiesten hacia mí, flaco favor me hago, si es el espejo en que mirarme, siendo ya crudo lo de mirarse al espejo. Yo soy como soy. Y entre las pibas que me dicen calvo y las que me dicen que tengo una cabeza brillante, pues no le hago caso a ninguna, y ya está. Y no es porque pase de ellas o sea un chulillo, es que elijo la que yo creo que estaba más acertada, que fue la más razonable, la que dice simplemente que el problema de mi cabeza es que tengo ideas descabelladas.

    Y como no era conejera sino graciosera, me fui p’allá. Y si hubiera sido rusa, pues estaría en Rusia. Y es que a mí, más que la tierra o la cultura me puede una mujer.

  44. Frank Casanova Marrero

    9:51 pm · 19 Agosto 2006

    Saludos a toda mi gente de canarias . primeramente disculpa jorge marsa, por diferir en gran parte de tu comentario ,quien te habla ,nacio en cuba y vive actualmente en estados unidos ,pero se considera tan guanche como los que pelearon contra los colonizadores espanoles .te iras ?que razon tienes para ello?. ahi va la respuesta. mi abuelo nacio en granadilla de abona y tambien de canarias vinieron para cuba mis bisabuelos maternos y mi bisabuela paterna,..pero ese abuelo que fue de quien vivi cerca ,siempre nos enseno que nosotros esramos decendiente de los guanches porque el era decendiente de ellos , claro caundo aquello era pequeno y no entendia aquello,y con el decursar del tiempo pues logre documentarme sobre el tema y definitivemente ,esa expresion de que los guanches fueron extinguidos, para mi es totalmente falsa.con respeto a quienes opinan diferente ,las razones para pensar asi se sobran ,para mi en la mayoria de los casos es una mentira invenrtada de quienes les da pena o no se que , ser decendientes de los guanches ..para mi es un honor ,venir de esa gente tan brave y rebelde. y por ultimo te dire algo tal vez no tenga toda la verdad sobre este escbroso tema ,pero la busco ,y aunque no tuviese la razon, nadie va sin pruebas quitarnos de nuestar cabez que somos guanches y si no lo fueramos y estuviesemos equivocados, nosotros nos lo ceremos y con eso nos basta ,perdona si no te ha gustado algo de lo que he dicho. sin mas atentamente . Frank Casanova Florida USA

  45. Asimétrico

    11:26 am · 27 Agosto 2006

    Joder, Marsá, llego de mis vacaciones y me encuentro con esto. La verdad es que no defraudas, ja ja. Mi bisabuelo le repetía constantemene a mi padre que su origen era guanche y de “españoles de Barcelona”, pero la verdad es que la sangre es roja venga de dónde venga. Todo lo que vaya más allá de eso es fascismo.

  46. uno mas

    11:26 pm · 1 Septiembre 2006

    yo ciempre he oido decir que toa madera no vale pa tolete

  47. Marga M.

    11:51 pm · 2 Septiembre 2006

    Señor Marsá:
    Dados los magnos conocimientos que usted profesa, los cuales me han dejado más que estupefacta, tengo un enorme interés en conocer en qué facultad de Antropoloía, Historia o simillares ha usted estudiado. ¿Ha usted estudiado en Harvard, Pensylvania o P.P.O.(Promoción Profesional Obrera), que, para los que no lo conozcan son unos cursos que se daban en la época de Franco para formar a albañiles, ferrallistas, etc.(para los que no lo sepan, “etc” no es un una profesión).
    Porque puede ser que sin usted saberlo, haya caído en las fauces de esa universidad en la que han estudiado numerosos entendidos en Antropología de España, como cayó el ya fallecido, Jiménez del Oso, que no se sabe aún en qué asignatura estudió que los guanches tenían 5 metros, como llegó una vez a decir el angelito, que en Gloria Esté, puesto que hasta Canarias llegó tras sus declaraciones una patrulla de científicos de la Nasa en busca dé tales restos humanos. La impresión fué mayúsculas cuando los pobres americanos descubrieron que tales huesos correspondían a un camello.
    Por lo tanto, revise usted sus apuntes, no vaya a ser que corra el riesgo de ser uno de esos godillos pseudointelectuales que por este país.
    Por cierto ¿podría usted informarme el lugar exacto de la procedencia de los godos y hacerme un pequeño resumen de los orígenes e identidad de este pueblo bárbaro.?
    Dado su profundo conocimiento del tema no quiero pensar que haya usted venido aquí “A PONER LA MIERDA BARATA”.

  48. Yurena

    1:23 pm · 16 Octubre 2006

    Sólo una puntualización: canarios se denominaba a los antiguos habitantes de Gran Canaria, mientras que guanches eran los habitantes aborígenes de Tenerife (exclusivamente), así los habitantes de cada idla se denominaban con un determinado nombre: auaritas a los habitantes de La Palma, bimbaches o bimbapes a los de El Hierro…
    ¿Ha pensado usted que cuando se dice que la Cueva pintada de Gáldar habla de los orígenes del pueblo canario se está refiriendo al pueblo de Gran Canaria y no al conjunto de todas las islas?

    Independientemente de si se refiere o no a la población de todo el archipiélago o sólo de Gran Canaria, a poco que se sepa algo de historia canaria se sabe que tras la conquista y colonización, colonización realizada por un número ínfimo de familias castellanas entre otros en relación al número de habitantes isleños, la población de las islas contaba con una gran mayoría de población autóctona. Población que fué bautizada con nombres y apellidos europeos y castellanos bajo la figura del protectorado o apadrinamiento por parte del colonizador. Acaso pensara usted que el bajo número de familias colonizadoras fueron capaces de acabar con la población existente y en apenas un siglo colonizar (cual conejos) las islas. Muchos de los Rodríguez, Péres, Hernández… no provienen tanto de fuera sino que muchos se deben al bautismo de población aborígen con apellidos castellanos. Y esto no lo digo yo, sino que lo demuestran varios documentos, al menos en Tenerife, en el que debido a un litigio relacionado con la Virgen de Candelaria varios Guanches aparecen citados con nombre y apellidos castellanos seguidos de la aclaración por parte de la administración de que se trataba de población guanche. Recuerde usted que una gran parte de la población aborígen se integró en el sistema administrativo impuesto, generalmente como mano de obra.

  49. luzma

    8:37 pm · 17 Noviembre 2006

    No me considero nacionalista.Creo que el mundo es mi patria y ser canario,indio o chino es algo accidental. Dicho esto, creo que no es incompatible conservar las tradiciones, costumbres… porque de algún modo te da un cierto carácter, marca una diferencia que creo enriquece, porque qué aburrido se está poniendo el mundo con la globalización, todos pensamos, comemos y nos vestimos igual o casi ( y creo que vamos a peor ) . No sé por qué nos mosqueamos porque los catalanes quieran conservar su lengua, si no fuera por algunos nacionalismos el mundo hablaria solo español o ingles Yo entiendo el nacionalismo como diversidad no como exclusión de otros modos de vivir, no sé, es un tema complicado. Hasta luego chiquillos/as

  50. wenceslao

    12:58 am · 18 Noviembre 2006

    Salvador Perdomo
    Profesor y Escritor

    POEMA

    Como un aluvión viene la vida de lejos,
    Empujando viene
    Sin preguntar quien deja atrás
    Ni quien tiene la espalda al descubierto.
    Nada es cierto en uno
    Exepto el saber que empuja;
    Que se es hojarasca
    Al paso del agua
    O al soplo del viento.
    ¡Viene de tan lejos!
    Sin preguntar nunca.
    Sin esperar nunca.
    ……………………………………..

    Sembrada está la vida al bote y al voleo.
    A qué detener en el afecto lo que viene
    Si ya, casi, son besos en otros labios.
    La lluvia de mañana trae claveles en su boca.
    ………………………………………………………………

    Del silencio
    Brotan como olas
    Los cantos de la vida.
    ………………………………….

    Se ha puesto la vida
    Casi sin apenas saberlo.
    ………………………………….

    Quien pudiera no cerrar nunca los ojos
    Más que para el sueño.
    ………………………………………………………

    Alado el sufrimiento se posa
    Y madura sobre una espalda;
    Entonces los ojos se ayertan
    Mirando los pasos que andan
    La obligación de vivir.
    ……………………………………….

    El tiempo nada borra.
    El tiempo nada pasa;
    La tristeza vuleve con las estaciones
    Cuando el corazón no canta.
    ………………………………………….

    No me alcanzan los brazoz para arrullarme.
    ¡Es tanto el frío.
    Viene tan hondo y lento!
    Tan profundo y lejano
    Que sólo a veces conoce
    La gaviota de una lagrima.
    ¡Que brazos más cortos me diste
    para un dolor tan ancho.
    Hace tanto tiempo - ¡tanto! -
    Que no se cubre mi espalda.
    Acaso eres sordo,
    O quizá ya te olvidaste?
    Préstame, préstame la tarde
    Esa túnica bendita
    Que dejaste olvidada.
    …………………………………

    Al noray de un corazón oscuro
    Estaban mis brazos atados
    Y en mi boca no florencían las palabras benditas
    Y era mi espalda y mi pecho
    Caras de una moneda antigua.
    Y la sangre era un mar preso
    Ajeno a la orilla de unos labios.
    …………………………………………

    La vida los siembra en esta tierra
    Donde se florece
    Sólo por ser hijos de la vida.
    Sin más artilugios.
    Que mucho cariño y poco pan, crecen.
    Pronto; muy pronto;
    Cuando aún apenas caminan
    Aprenden el duro lenguaje
    De los silencios y el sarcasmo,
    Aprietan bien los dientes y encogen el alma.
    Abren sus ojos
    Que nunca parpadean
    Por no dejar de mirar el cielo,
    Alargan sus manos
    Que no aprenden el lenguaje
    De cerrarse en un puño
    Y echan irónicamente y a sabiendas
    Lo que otros llaman esperanza.
    Cuando descubren
    Que todas las verdades de la vida
    Caben en un puño
    Y que aún sobre espacio
    Como por instinto animal se dan cita
    En cualquier rincón
    A esperar la muerte sonriendo.

  51. alfil

    10:08 am · 18 Noviembre 2006

    Y luego dice el San Ginés que aquí no viene gente de los nacionalistas pragmáticos. De los pragmáticos y de todas las demás clases, como se puede ver en este largo hilo de comentarios.

  52. FUERA G2

    12:09 am · 10 Junio 2007

    Fuera godos, VIVA CANARIAS LIBRE y fuera GO2

  53. Javier Díaz Reixa

    12:44 am · 10 Junio 2007

    Fuera estúpi2

Tu comentario

El blog se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere inapropiados