Viernes, 29 de Septiembre de 2006

La generación perdida

Juan Manuel Pardellas

[Canarias7, 27 de septiembre de 2006]

Les adelanto que en Tenerife hay un rumor en la calle: ¿cuántos años más van a estar en primer plano los que hoy gobiernan en instituciones, partidos y empresas? La suspensión de primarias socialistas y la insistencia nacionalista de seguir apostando por sus dinosaurios reabre el debate entre la regeneración y el valor de la experiencia. El problema es serio, porque hay jóvenes que esgrimen como único valor su carnet de identidad y otros que jamás han trabajdado fuera de la cosa pública.

Frente a ellos, quedan veteranos con empuje y otros enrocados en su sillón. Por ejemplo, qué hacer con un todavía válido Ricardo Melchior, el políglota que supera la media de un partido que le desprecia, pero que mueve la isla a golpe de tranvía, internet y Clinton. El ejemplo contrario lo representa Miguel Zerolo, que ya se ha postulado como candidato a la alcaldía de Santa Cruz, cortando de raiz las opciones de José Manuel Bermúdez, un pibe del barrio humilde de Valleseco que prácticamente nació en la sede de ATI y que hoy es vicepresidente y consejero de Turismo de Tenerife. Poco más allá de 1900, la selección natural se habría cepillado a los que nacieron junto a Melchior y Zerolo, pero hoy viven en un siglo donde es un insulto llamar anciano a un ejemplar de 60 ó 70 años biológica y socialmente activo. Bermúdez no es mejor candidato que Zerolo, pero sí desea quemarse las pestañas por cada esquina de la ciudad. Y lo mismo ocurre en decenas de municipios canarios y hasta en el Gobierno. Sólo el PP ha fulminado a todos sus barones y designado al frente de Santa Cruz a Ángel Llanos, un suicida político que habla más de lo que piensa, pero que no escatima ni horas de trabajo, ni ideas (aunque copiadas) ni ganas. Hace 60 millones de años, una piedra acabó con los imbatibles dinosaurios, pero no con las jóvenes, ágiles e inteligentes musarañas, que dieron paso a otra forma de vida. ¿De dónde vendrá ahora el tonique? Confío en que la experiencia de los que llevan más de 40 años en esto se traduzca en generosidad para entender que no pueden prescindir de toda una generación.