Lunes, 30 de Octubre de 2006

Estrella

Miguel Gallardo

Las Directrices y la moratoria turística constituyeron, o a así nos lo contaron, la propuesta “estrella” de Coalición Canaria en la anterior legislatura, y con ella recién aprobadas se presentaron a las elecciones. Las medidas debían terminar de desarrollarse en esta legislatura. El resultado: una supernova, la explosión de la estrella.

Pero CC ha encontrado a los culpables del estrellamiento, y así nos lo anunciaba la prensa el sábado: “Coalición sugiere quitar competencias a los Cabildos por no cumplir las Directrices”. Podrían proponer, de paso, quitar las competencias al Gobierno de Canarias por pasarse las Directrices por el forro y dejarlas convertidas en papel mojado.

El domingo nos llegaba la prensa con otra ración: el reconocimiento por parte de CC de que la Moratoria nada tuvo de moratoria, que ni siquiera un pequeño parón, que se ha continuado construyendo a ritmo de vértigo. Pero Domingo Berriel nos cuenta que la próxima irá en serio: “La nueva moratoria sí conseguirá el crecimiento turístico cero”. Es decir, que será una moratoria. Y usted que lo vea.

Y nos descubren que “Lanzarote ofrece en la actualidad 65.301 camas a los turistas”. ¿Otra vez? Pasarán las décadas; tendré nietos; la Isla seguirá pareciendo una plantación de grúas; tendré biznietos; la construcción continuará demandando inmigrantes; y en el momento de mi entierro… las estadísticas indicarán que Lanzarote ha alcanzado las sesentaytantas mil camas turísticas. Hay cifras por las que no pasa el tiempo.