Miércoles, 28 de Febrero de 2007

La constatación de la derrota

Miguel Gallardo

El titular de ayer de La Provincia parecía importante: “Canarias se fija como objetivo reducir la emisión de gases contaminantes en un 30 por ciento hasta el año 2015”. En realidad, no es más que la constatación de la derrota: Canarias incumplirá, y por mucho, el Protocolo de Kioto.

Habla el consejero Berriel de “fomentar las energías renovables y utilizar otras fuentes fuentes energéticas como el gas natural”. La apuesta por el gas, por otro combustible fósil contaminante, está clara. Desgraciadamente, también está claro que sobre la energías alternativas continuaremos instalados en el estadio actual: hablar de las inmejorables condiciones de Canarias… y no hacer apenas nada.

El Plan Energético de Canarias ya nos anunciaba que las energías renovables proporcionarían un porcentaje prácticamente ridículo de nuestro consumo energético. Esas eran, y esas son, las previsiones del Gobierno. De un Gobierno que ni siquiera ha sido capaz durante la legislatura de sacar adelante el concurso eólico. En suma, que las instituciones canarias continuarán sin hacer nada reseñable respecto a la principal amenaza que pende sobre el futuro de esta sociedad: el cambio climático.