Jueves, 29 de Marzo de 2007

Sospechas

Miguel Gallardo

Las sospechas a cuenta de la aprobación, en el último momento y por sorpresa, de las 5.500 camas de excepción son de envergadura. Y el propio presidente del Gobierno salía a la palestra a despejar las dudas. De esta forma, según informaba La Provincia el martes:

Adán Martín sí quiso dejar claro que las 5.496 camas aprobadas por el Parlamento de las 10.000 posibles están recogidas en un procedimiento “excepcional, totalmente garantista y que recibe el visto bueno de al menos cuatro instituciones públicas”, para alejar toda sospecha de ilegalidad.

Si tuviera razón el Presidente, convendríamos en “alejar toda sospecha de ilegalidad”. Bien. Pero, por decirlo suavemente, ¿se alejaría toda sospecha de trato de favor? ¿Es suficiente que algo se atenga a las formas que la legalidad exige para garantizar que no ha habido tráfico de influencias? ¿Se justifica la extraña urgencia después de años de trámites en los departamentos del Gobierno que solicita la aprobación? ¿Se entiende que se proclame una “excepcional” “declaración de interés general” para esos alojamientos turísticos porque constituyen una prioridad para la sociedad canaria?

En realidad, lo que no se logra alejar es la sospecha sobre la connivencia entre los intereses de los políticos que aprueban y los empresarios que solicitan. Y la suspicacia creció ayer de forma notable. Y volvió a aparecer en la prensa la sospecha de ilegalidad que descartaba el presidente del Gobierno. El Canarias7 titulaba rotundo: “Tres informes contra las camas turísticas”; y se refería a tres informes de la propia Administración gubernamental.

La Provincia aludía a uno de ellos en el titular: “Un informe de Turismo cuestionó el proyecto de Anfi por su daño al paisaje”. Pero otro “estudio advirtió que la propuesta de 3.600 camas avalada por el Cabildo vulneraba las Directrices”. Y otro más: “Infraestructuras Turísticas recomendó centrarse en la conservación del patrimonio ya edificado”.

¿Cree usted, Sr. Presidente, que es razonable pedirnos que no sospechemos?