Viernes, 27 de Abril de 2007

Ante la corrupción, despeja un balón

Heraclio Sánchez

El estudio encargado por el Cabildo de Lanzarote a una empresa para que tratara, difícil intento, de aclarar el tradicional chanchulleo corrupto (hasta que su gestión pasó a manos de Pedro Sanginés) alrededor de los Centros Turísticos (CACTS) ha traído consecuencias. La explicación socialista sólo pudo calificarse de patética. Otra cosa, más patética todavía, resulta de su liderazgo, con el PIL y el tránsfuga de Alternativa Ciudadana, para pedir una sesión extraordinaria del consejo de administración del ente público empresarial local que, desde 2004, a Dios gracias, gestiona los CACTS.

Se sabe que un hombre torpe puede tropezar con la misma piedra más de una vez. Extraña, sin embargo, que Manuel Fajardo Palarea, dicen que líder socialista en Lanzarote, esté tan acostumbrado a hacer el ridículo en cada ocasión que se perfile entre la espada y la pared. Porque, entre otras, que los Centros Turísticos se estallaran 20 millones de euros en publicidad con Enrique Pérez Parrilla de presidente del Cabildo no debe, porque poderse se puede al parecer, responderse con el anormal recurso de que el estudio no es una auditoría.

Escudado en conocer el estado de la negociación del convenio colectivo, el figurín de estadista solicita información sobre, ojo, “el estado registral mercantil en que se encuentran la mencionada sociedad anónima y el ente público empresarial, tanto en cuanto a su inscripción como a la presentación en el registro mercantil de sus cuentas anuales por parte del consejero delegado o la presidenta”, “los contratos laborales de cualquier clase realizados por los Centros Turísticos desde su creación” y “procedimientos seguidos para la firma de los mismos por parte del consejero delegado”; “los detalles del contrato de limpieza que tenía o tiene suscrito la EPEL con GEPROMA”. Así leído parece que el actual gestor de los CACTS, Pedro Sanginés, es tan corrupto al menos como los que contrataron 20 millones de euros, ríete un rato, en publicidad y escapan de una explicación ante el respetable.

Sin embargo, el figurín va más allá, mezclando lastimosamente sus lloriqueras profesionales con su victimismo político sobre su enorme esfuerzo por acabar con la corrupción. La oposición, Manolo Fajardo, abogado, “quiere conocer “especialmente” los “contratos vencidos y por vencer y pagos realizados y por realizar, a los profesionales Ignacio Calatayud Prats y Juana Fernández de las Heras”, ambos juristas, según señala Diario de Lanzarote, de los Centros Turísticos. El cuentito de la lechera con Felipe Fernández Camero, ex secretario del Ayuntamiento de Arrecife y abogado de los principales promotores turísticos de esta isla.

No hay nada más penoso que un presunto manos limpias poniendo los puntos sobre las íes. ¿De no existir el conflicto generado por algunos sindicalistas el PSOE se metería en este berenjenal? No. ¿Cómo es que piden explicaciones sobre el estado registral mercantil del ente público y sus cuentas cuando éste se creó en 2004? ¿No han tenido otra oportunidad de preguntar por todos los contratos laborales de cualquier clase realizados por los Centros Turísticos? ¿Es que ahora, enfurruñados con M. A. Leal, hay carta blanca para pedir todos los contratos? ¿De cualquier clase? ¿Los detalles del contrato de limpieza que tenía o tiene GEPROMA? Si lo tenía, ¿no llega un poco tarde la solicitud? ¿Es tan complicado dar explicaciones sobre el chanchulleo, con un socialista presidiendo el Cabildo, que hace falta desvelar, en este momento, lo que ustedes supuestamente sabían hace años?

Y por último, para ponerme a su altura, señor Fajardo Palarea, ¿podría darnos a conocer, especialmente, los contratos vencidos y por vencer y pagos realizados y por realizar de su despacho de abogados, con Agustín Domingo Acosta, de experto en derecho administrativo, al Cabildo de Lanzarote? ¿Cuál es la diferencia, futuro diputado? Tan torpe que hace bueno a José Antonio Rodríguez, Tato, el de Yaiza.