Martes, 29 de Mayo de 2007

El pacto

Heraclio Sánchez

Se da por hecho el pacto que gobernará la mayor parte de las instituciones locales. Socialistas y pilistas parecen abocados al entendimiento con independencia de lo que acontezca en la esfera regional bajo mi punto de vista. Así pues PSOE y PIL retornan al entendimiento. Unos acuerdos que son recordados como períodos de gran dispendio de dinero público y cuyas líneas maestras de gestión conformaban evidentes signos de corrupción.

Por ello, no estaría de más que socialistas e insularistas explicitasen claramente qué pretenden variar o, el mejor de los casos, mantener de la modernización de los Centros Turísticos emprendida por Pedro San Ginés. Resulta deseable asimismo manifestar la percepción futura sobre Inalsa. ¿El PIL o Dimas persisten en la idea de caminar hacia su privatización o es mejor abundar en las precisas mejoras de saneamiento económico que permitan a la empresa pública de aguas afrontar potentemente el futuro?

¿Cuáles son las líneas maestras con respecto a la futura reforma completa del Plan Insular de Ordenación del Territorio? ¿Qué se pretende con el desastre del complejo ambiental (¿?) de Zonzamas? ¿Se volverá a jugar peligrosamente con el Complejo Agroindustrial? ¿Se intentarán negocillos con terrenos desclasificados como Playa Quemada o Salinas de Janubio?

Los compromisos, y más en Lanzarote, siempre se pueden incumplir. Sin embargo, resultaría deseable unas aclaraciones al respecto antes de embarcarse en el cuarto pacto de gobierno PSOE-PIL. Una vez iniciados, 1994, 1997, 2000, nunca se rompieron, pero tampoco nunca han probado la experiencia de casarse desde el primer día del mandato.