Martes, 19 de Junio de 2007

Los españoles y su cine

Alfredo Blanco G.

El cine español está de capa caída a cuenta de la decepcionante percepción de sus conciudadanos. En una reciente encuesta la mitad de los entrevistados calificaron el séptimo arte nacional como mediocre. Frente a la debacle aparecen reacciones serias, patéticas y mendigantes. Empecemos por la seria, protagonizada en este caso por el excéntrico Pablo Carbonell: “Debemos mejorar el cine que hacemos [...] ¿Que si necesitamos más apoyo financiero [subvenciones públicas vaya]? Lo que precisamos es que la gente acuda a nuestras películas y para ello sólo cabe mejorar. El público siempre tiene la razón”. Sigamos con la mendigante Gema Cuervo, quien sin perder la sonrisa reclamó “más fondos para nuestro cine”. La patética reacción contó con la sapiencia habitual de la titular de Cultura del Gobierno Zapatero, Carmen Calvo: “me preocupa que a los españoles no les guste su cine”. Y ante esa preocupación una de las actuaciones previstas en la futura ley del cine es ampliar la cuota de pantalla obligada en las salas del mediocre producto nacional. ¿Que no les gusta? Se van a enterar estos españoles, parecen decirse Calvo, Zapatero y el socialismo patrio.