Viernes, 21 de Septiembre de 2007

No es un carnaval

Alfonso García

Nos recuerdan en La Voz de Lanzarote que la romería de mañana Sábado no es un Carnaval. Y nos sueltan perlas como:

Las administraciones públicas y los colectivos sociales se vuelcan en recordar la obligatoriedad de vestir acorde a la ocasión para visitar a la Patrona el próximo día 22

E insisten:

…recuerdan, durante estos días, la obligatoriedad moral de visitar a la Santa Patrona vestido acorde a la ocasión y a las tradiciones.

Y para que no nos quede ninguna duda, el diario hace honor a su nombre y recurre a las voces más contrastadas del lugar.

De un tiempo a esta parte, la romería de Los Dolores parece más un desfile de Carnaval que una procesión religiosa y cultural. Santiago Torres.

No se puede someter el folklore, el patrimonio de una sociedad, a las perturbaciones que marca una moda o la comodidad. Estamos asistiendo a una desvirtuación del aparataje cultural de una isla. Sin imagen no hay memoria y estamos creando una imagen absolutamente discordante sobre las tradiciones y costumbres del Lanzarote tradicional. Félix Hormiga.

Y ante tanta indignación y tanto recuerdo autoritario, yo me pregunto cuantos de los 50.000 “romeros” que por Mancha Blanca se pasarán, irán a “visitar a la Santa Patrona”. Me pregunto, asimismo, si acaso el Carnaval no es mejor hoy en día que allá cuando en tiempos de Panchito “caragarbanzo” se consideraba una festividad puramente religiosa.

En efecto, la Romería de los Dolores se ha convertido en un Carnaval. Hace mucho que lo es. ¿Y qué? ¿Corremos el riesgo de perder nuestra memoria? ¿Estamos desvirtuando el aparataje cultural de la isla? ¿Y por qué es menos cultura una festividad a la que acuden 50.000 personas que otra a la que van cuatro gatos a adorar una estatua? ¿Por qué es menos cultura ir con playeras que ir con alpargatas? ¿Por qué es “moralmente reprochable” no acudir vestido con el uniforme reglamentario de campesino (que seguramente muy pocos campesinos conejeros vistieron nunca) y sin embargo no lo es (al menos sobre eso no dicen nada ni el cronista de La Voz ni nuestro entrañable Félix Hormiga), que chavales de 15 o 16 años se cojan unas trancas de campeonato? En fin, preguntas que le asaltan a uno, así como quien no quiere la cosa.