Viernes, 21 de Septiembre de 2007

Semana Europea de la Movilidad

José Trujillo y Luis Arencibia

Desde el pasado domingo y hasta el próximo sábado 22 se celebra la Semana Europea de la Movilidad. “¡La ciudad, sin mi coche!” y “Calles para todos” son los lemas escogidos para la campaña de este año. El Ministerio de Medio Ambiente ha invitado a los Ayuntamientos a participar en ella y, mediante una carta de adhesión, los que recogen el guante se comprometen a realizar actividades y tomar iniciativas futuras.

Desconocemos si el Ayuntamiento de Arrecife tiene previsto participar en la campaña del presente año, y aunque en este mismo blog ya se hizo un post en referencia a la iniciativa al bautizado como Cyclocity en la ciudad de Córdoba, no está de más ver las iniciativas de otras ciudades al respecto, por si a alguien le diera por copiar.

070921bici3.jpg

070921bici2.jpg

Las fotos corresponden al llamado Bicing –está claro que los anglicismos triunfan–, en la ciudad de Barcelona. Se trata de ofrecer un transporte público, sencillo, práctico y sostenible que combinado con el resto de la oferta de transporte público libere de atascos, ruidos y contaminación la ciudad. Más de 1.000 bicis y 100 paradas repartidas por la ciudad a disposición de los habitantes por 24 euros anuales.

070921bici.jpg

Y ésta de la ciudad de Santander.

¿Se lo imaginan para Arrecife? No se necesitarían 100 puntos de recogida, unos cuantos por la ciudad y los barrios para empezar, podría estar bien. Si se acompañara con el arreglo de calles y con algunos árboles que dieran sombra, genial. Imaginamos, por poner un ejemplo, al vecino de Argana Alta que tiene que bajar al centro a arreglar papeles, comprar o trabajar, cogiendo la bici en vez de su coche. A la vuelta, si la cuesta se hace muy larga o se lleva una compra pesada, pues se coge la guagua. También se podría plantear para un ámbito mayor, unir Puerto del Carmen, Playa Honda, Arrecife y Costa Teguise.

Respecto a las previsiones de éxito de la iniciativa, cabe destacar que en el caso de Barcelona el Ayuntamiento se ha tenido que apresurar a redactar nuevas y más rigurosas normas de circulación vial para los ciclistas, ante el repentino aumento de éstos por las calles. Y que muchos de los que hace años que no usaban este medio de transporte, han descubierto de pronto las ventajas de introducir cambios en sus hábitos de movilidad.

Se trata de una prueba más de que la “falta de costumbre” de la población es más una excusa que un motivo real para no poner en marcha estas u otras iniciativas parecidas. No hay que olvidar que la innovación viene antes que la necesidad y no al revés, por ejemplo, ¿quién necesitaba un móvil hace quince años?… A buen seguro que muchos de nosotros necesitaríamos de una bicicleta para nuestros desplazamientos si en Arrecife se pusieran en marcha iniciativas como las de Barcelona, Santander o Córdoba. Y que, como les sucede a los habitantes de estas ciudades, nos pondríamos como chinos cuando nos encontrásemos con una parada con las bicicletas agotadas, por tanto nuevo ciclista suelto…