Martes, 25 de Septiembre de 2007

La derecha pura y dura

Rafael Cano

Hay quien dice que en el mundo de hoy cada vez resulta más difícil distinguir entre izquierda y derecha. Sin embargo, José Manuel Soria ha venido en nuestra ayuda para explicarnos con claridad lo que significa ser de derechas: “El Gobierno canario elimina el Impuesto de Sucesión y deja de ingresar 50 millones”.

Si existe un impuesto justo y progresivo por excelencia es el que grava las herencias, es decir, la riqueza que un individuo no se gana con su capacidad o su esfuerzo, la que le cae del cielo. En suma, la ventaja que más claramente nos aleja de la igualdad de oportunidades entre los integrantes de una sociedad. Así lo entendieron algunas de las personas más ricas de Estados Unidos (el padre de Bill Gates, Warren Buffet, algún Rockfeller, etc.) cuando se opusieron a la supresión del impuesto de sucesiones que aprobó el presidente Bush en su primer mandato. Bastantes ventajas tienen ya nuestros hijos sobre el común de los ciudadanos, decían, como para que encima el Estado disminuya los ingresos de todos para engordar la cuenta corriente de los más privilegiados.

Pues eso es, exactamente, lo que acaba de hacer el Gobierno de Canarias: subvencionar a los hijos de los más ricos con 50 millones de euros (los ingresos del pasado año por dicho impuesto) de la caja común de todos los ciudadanos. Soria nos ha demostrado, con un ejemplo muy ilustrativo, que en Canarias gobierna la derecha pura y dura. Ahora sólo faltaría tener noticias de la izquierda, porque no se ha escuchado ni la más mínima objeción.

PD: La justificación de esta derecha es la misma que la de los neoliberales estadounidenses: el impuesto de sucesión afecta hoy a multitud de ciudadanos debido al generalizado acceso de la población a la vivienda en propiedad y a la desmesurada subida de sus precios. Es verdad. Pero la solución es tan sencilla como la arbitrada en Andalucía: elevar el mínimo exento de la tributación en el impuesto para dejar fuera a los hijos que heredan la vivienda de sus padres.