Martes, 16 de Octubre de 2007

KuRtura

Rubén Acosta

Te planteas en ocasiones en qué tipo de sociedad vivimos. Pues bien, estos días tiene lugar la Bienal en Lanzarote y junto a ella la Bienal Off, que durante tres ediciones me ha tocado codirigir con el fin de enfocarlo a la gente local y de llevar el arte a la calle.

Esta mañana desayuné como siempre en una cafetería de Arrecife y mientras uno que estaba a mi lado enseñaba unas fotografías a su amigo, éste le respondía: “Esto sí que son fotos guapas pa´ hacer una exposición, y no la mierda que ponen por ahí”. No pude evitar oírlo y ver las fotos, y para mi sorpresa esas fotografías eran el resultado de una jornada de pesca ilegal con fusil en el Archipiélago Chinijo. Me vienen a la cabeza muchas cuestiones, pero lo principal es: ¿qué tipo de sociedad admira más a un furtivo que comete ilegalidades que a una persona que intenta expresarse y crear belleza? Sencillamente: una sociedad enferma, donde parece que la profesión de artista es la de vividor y donde casi todos creen que los que estamos en esto lo hacemos por una subvención. La cultura no significa elitismo, es educación y sensibilidad.

Tendría muchas razones para defender la Bienal Off o cualquier otra actividad cultural que se haga en la isla, pero hace tiempo que me pregunto para qué. Sin dejar de alabar y admirar a aquellos que también reman a contracorriente, mi fe personal en la enseñanza cultural ha perdido fuerza. Creo que no es posible en la actual sociedad, pero espero y deseo que lo sea en generaciones futuras. Para los demás, ya tendrán sus héroes furtivos.